Imágenes de Menores en las Redes y Protección de Datos, por Jaume Feliu.

Estamos más que acostumbrados a ver fotos en las redes
sociales de menores en diferentes contextos colgadas por sus padres, pero, ¿son conscientes los padres de los posibles riesgos que implica esto? Evidentemente, los padres tienen la libertad de publicar las fotos que deseen de sus hijos siempre que no se dañe la dignidad y el honor del menor, pero en este post, queremos indicaros algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de publicar en las redes.

Legislación aplicable.

Según la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) la imagen donde aparezca una persona física se considera dato personal y aunque los padres como titulares de la patria potestad tienen derecho a colgar las fotos que consideren de sus hijos (consentimiento de un menor) siempre deben hacerlo dentro del sentido común y respetando en todo momento el derecho fundamental al honor, la intimidad y la propia imagen recogido en el artículo 18 de la Constitución.

Riesgos.

  1. “Morphing”: técnica llevada a cabo por individuos que copian una fotografía de internet y a través de un programa de retoque fotográfico, hacen un montaje con otra fotografía pornográfica dando como resultado una fotografía de alto contenido sexual con las consecuencias que su publicación puede conllevar. Sigue leyendo

La protección de datos de nuestros menores.

NiñosDedicarme profesionalmente a la Protección de Datos de Carácter personal me ha hecho darme cuenta que la gran mayoría de personas, en muchas ocasiones, no son conscientes de qué son y para qué sirven sus datos personales. Y es que debo reconocer que, aún queriendo, a veces no podemos llevar el control de todos los organismos o empresas que tienen nuestros datos personales y de qué modo los están utilizando.

Lo mismo sucede con los datos de nuestros menores. Si nos propusiéramos tener el control de los datos personales de nuestros hijos después de su nacimiento, creo que seríamos incapaces de hacer una lista certera sobre los organismos y/o empresas que los poseen y mucho menos las finalidades con que los tratan.

Sigue leyendo